Diarios de una bicicleta

Diarios de una bicicleta

Para gente con ganas de salir de casa

Berlín

Tras Londres tocó del 15 al 21 de Abril una escapada a la ciudad europea que hasta ahora más me ha gustado junto a Barcelona: Berlín. Quizás no tenga el toque imperial de Londres o la belleza de París, pero creo que su sobriedad hace que te fijes más en lo que verdaderamente destaca la ciudad: la cultura.

Y no me refiero al plano cultural oficial, sino a que la ciudad rebosa cultura por los cuatro costados, por ejemplo las calles están llenas de grafitis, artistas callejeros, mercadillos… y es que ya se nota en la forma de vestir de los Berlineses, cada uno va como le da la gana y nadie se les queda mirando, cosa impensable en España o países de la cuenca mediterránea.

Y sobre el tópico de que los alemanes son cabezas cuadradas… pues no sé, también es cierto que Berlín es muy diferente al resto del país, pero es que es complicado pensar en la capital de Alemania como una ciudad poco imaginativa, de hecho deja a ciudades medianas como Pamplona a la altura del betún, me jode pero es así, lo siento, no somos el ombligo del mundo.



Aparte está el tema económico: tiene huevos que en un país en el que los salarios son el doble que en España las cosas sean más económicas. Ya sé que no todo es más económico, por ejemplo la gasolina es un 30% más cara, pero pensando que cobras el doble (por lo menos). Pero es que cosas básicas, como por ejemplo comer fuera de casa es totalmente factible porque una pizza entera te cuesta 3 euros, ¡si, si, enterita! aparte en temas menos banales por ejemplo un piso de dos habitaciones en una zona céntrica cuesta sobre 120.000 euros, el alquiler sería de 400... .


En resumen, si resolvemos la fórmula:

Doble de sueldo + vivienda asequible + comida barata = somos gilipollas


Y fuera del plano cultural la marcha, fiestas de todo tipo en una ciudad atípica, en el que hasta 1989 la mitad de la ciudad carecía de libertad, con lo que la mezcla de la alemania occidental con la oriental ha provocado que la ciudad entremezcle estilos de vida opuestos, siendo a la vez un foco consumista de referente europeo pero a su vez capital del movimiento okupa, de hecho en la calle se respira un ambiente algo punk.


No sé que me da que no dentro de mucho vuelvo allí.


Aquí una pequeña muestra de la ciudad:


Bundestag: en tiempos de III Reich se llamaba el Reichtag, aunque luego se cambió de nombre. Norman Foster diseñó la impresionante cúpula fue diseñada por él. Subir arriba es gratuito y merece la pena, tanto por las vistas que hay como por la estructura en sí. La cúpula es de cristal, haciendo referencia a la transparencia del gobierno, por dentro está lleno de espejos para que refleje la luz del sol.





Catedral: sigue la magnificiencia y sobriedad que caracterizaban al imperio alemán, muy bonita, aunque bastante sucia.



Torre de televisión: al lado de la plaza principal Alexander Platz se erige la torre de TV, visible desde cualquier posición de la ciudad. Y no es para menos teniendo en cuenta que tiene una altura de 368 metros. Arriba tiene un restaurante giratorio, aunque no estuve, el presupuesto es limitado.


Tiergarten: el pulmón verde de la ciudad, no llega a ser tan grande como Hyde Park en Londres, pero ni falta le hace, de hecho la ciudad tiene muchísimas zonas verdes para disfrutar al aire libre. Con cuatro rayos de sol los Berlineses salen de su madriguera a toda prisa. Eso sí, en ese sentido no tenemos nada que envidiar en ciudades como Vitoria o la vieja Iruña, en proporción tenemos bastante más verde, aunque igual de mal tiempo.

Aquí hice con Mónica, Eduard y Gonzalo un picnic, bocatas de chorizo y jamón y bien de cervezas. Por cierto, si vais a Berlín no dejéis de probar el pan, esta buenísimo. Y las cervezas hay que abrirlas con el mechero, como los verdaderos Berlineses, y como Mónica, ya una Berlinesa más.



¡¡¡Fiesta!!! como diría Pocholo, y es que en Berlín hay para dar y tomar. Este es uno de los garitos que más me gustaron, por supuesto lo conocía la mejor guía de la ciudad. Y es que era bastante curioso: era una especie de disco clandestina que para poder entrar debías dar una contraseña, la cual la buscabas en Internet. Mi memoria pez hace que no me acuerde ni del nombre ni de la ubicación.


¡¡¡Más fiesta!!! y tras cenar en un turco nos fuimos a un pub muy curioso, se llama "Dr. Pong". La cuestión es que hay una mesa de ping pong al principio del pub con una treintena de personas alrededor. Entonces surge la inevitable pregunta "¿Qué coño están haciendo?" pues muy sencillo, jugar al ping pong. La cuestión es ir dando vueltas y dar un toque con la pala a la pelota, entonces te sigues moviendo, si le das mal te eliminan. Al final solo quedan dos los cuales se juegan la partida. Nosotros jugamos un ratillo y la verdad es que había gente con mucho nivel, habían metido bien de hora allí.



¡¡¡Y más fiesta!!! y Eduard y Mónica haciendo el canelo en un pub. Bueno, verdaderamente estoy haciendo yo el canelo y ellos aguantando el tirón, pero es lo que hay. Por cierto, en este bar ponían muy buena música, entre los grupos que ponían un tal "Slut", alemanes, muy buenos.



Erasmus II: la verdad es que Mónica está viviendo la reedición del ERASMUS, gente de Estados Unidos, Australia, Inglaterra... la verdad es que me cayeron muy bien, gente muy simpática, aunque le tengo que meter bastante caña al inglés.



Sony Center: si, si, el centro de Sony, un macro complejo comercial y de tiendas innovadoras en el que lo más espectacular es la impresionante cúpula que por la noche cambia de color.


Eduard y su cámara: parte de él. A este paso se va a hacer un implante para llevarla siempre con él. Bueno, y yo sigo sus pasos como "pequeño saltamontes".


Okupación: la verdad es que no es de extrañar que Berlín sea la capital okupa de Europa, y es que tras la caída del muro mucha gente abandonó sus casas, con lo que el moviemiento okupa se extendió. La de la foto es un edificio okupa.



Puerta de Brandeburgo: bueno, supongo que todos la conocéis, ¿no?


Muro de Berlín: durante años recordó a los europeos que los conflictos no son sólo tema de países subdesarrollados, ahora queda una pequeña parte de lo que debío ser. No me voy a poner a explicarlo, si os apetece recordar un poco buscar en:


Muro de Berlin



Museo de Pérgamo: ubicado en la isla de los museos este macro - museo muestra grandes obras de arte de las civilizaciones clásicas, tales como el altar de Pérgamo o la Puerta de Istar, traídas piedra a piedra desde sus ubicaciones de orígen. Aquí surge el eterno debate de si el expolio está justificado porque los países no podrían mantener semejantes obras. De todas formas merece la pena ver este museo, el cual impresiona, o cualquiera de la isla de los museos, declarada patrimonio cultural de la humanidad por la UNESCO.


Si queréis saber algo más de este sitio:

Museo de Pérgamo



Si quieres conocer más:
  • Berlín 2008 (Bundestag y la cúpula de Norman Foster, Torre de televisión, parque Tiergarten, bares alternativos, Sony center, Puerta de Brandeburgo, Muro de Berlin, Museo de Pérgamo...)
  • Berlín 2009-2010 (Sala electrónica Water wate, tours gratuitos por la ciudad, monumento al holocausto, muro de Berlin, Hackescher Hoffe, Bundestag, Catedral, Sony center)
  • Berlín 2013 (búnker subterráneo, memorial soviético, salir por la noche)
  • Campo de concentración de Sachsenhausen

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.