Diarios de una bicicleta

Diarios de una bicicleta

Para gente con ganas de salir de casa

Italia I: Venecia

El lunes volví de estar un puente, o mejor dicho acueducto en Venecia y alrededores. La ciudad francamente no defrauda, nada más entrar por la carretera que la comunica con el resto del mundo mi barbilla se relajó, mis ojos se agrandaron y se me quedó una cara de pánfilo que menos mal que no me saqué ninguna foto, haría las delicias del cotilleo en Facebook.

Ciudad declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO, con sus 120 islas y cerca de 4.000 puentes. Una preciosidad de ciudad en el que cualquier esquina merece la pena, en la que cualquier callejuela termina en un puente que va a parar a una casa. En ese momento es cuando debes dar la vuelta, pero sin pesar, pues lo normal en este laberinto de angostos callejones es perderse, y de buena gana.

En ella los canales están repletos de vida, ya que al fin y al cabo no existen carreteras, sino que son por estos por donde circulan los barcos de pasajeros, la ambulancia, los bomberos, la policía o las archifamosas góndolas.

Estéticamente es muy probable que sea la ciudad más espectacular en la que halla estado nunca. Pero por el lado práctico no sé si es una buena ciudad para vivir: apenas hay espacios verdes donde relajarte o practicar deporte, todos los desplazamientos son mucho más lentos ya que los tienes que hacer o bien por tierra atravesando puentes y sorteando turistas o bien por el agua. Además del incesante turismo, la UNESCO lo estima en 7.000.000 al año, y pensando que la ciudad tiene 250.000 habitantes...


Alojamiento: L'imbarcadero
Precio: 33 euros la cama en habitación de 6 personas. El precio no es barato, pero es que en Venecia nada es barato.
Apuntes: para lo que hay en la ciudad excelente calidad / precio. Con vistas al canal grande. Limpio y seguro, la gente que trabaja en el hostel son muy divertidos y amables. Cuando yo he estado había un chico japonés que estaba zumbado, pero era muy gracioso.

Aquí una pequeña muestra de la ciudad:

Plaza San Marcos: Napoleón dijo de ella que era la plaza más bonita de Europa, y verdaramente podría serlo. En ella se encuentran la basílica de San Marcos, el Palacio Ducal y el Campanile.







Puente de Calatrava: el mismo autor que la ciudad de las artes y las ciencias de Valencia fue el encargado de construir este puente en las puertas de la ciudad. En ese momento fue algo "rompió" con la estética de la ciudad, con lo que aparte de novedoso fue polémico. Sinceramente no creo que sea para tanto.


Noche: no sé por qué motivo pero al anochecer las hordas de turistas desaparecen, entonces es el mejor momento para conocer la ciudad. Además me pareció una ciudad muy segura, en ningún momento sentí inseguridad.




Palacios: los hay de todos los gustos y colores, pero a mi hubo dos que me gustaron especialmente, el Palacio Contarini del Bovolo con su espectacular escalera de caracol exterior y el Ca' d'Oro.




Embarcaderos: probablemente otras de las estampas más conocidas de la ciudad por sus llamativos colores.



Góndolas: y de esto qué vamos a decir.




Puente de los suspiros: tuve mala suerte, estaba en obras. El nombre es debido a que por aquí pasaban los prisioneros que iban a ser encerrados en el calabozo del palacio. Era el último momento en el que veían el cielo y el mar.



Ponte di Rio alto: junto con el puente de los suspiros el puente más famoso de toda Venecia.


Canales: el verdadero alma de esta ciudad.












Si quieres conocer más:

5 comentarios

El mundo de Sofia dijo...

Ostras David no sabes la envidia que me das, menudo viaje. Yo tengo muchas ganas de ir pero no encuentro el momento para hacerlo ya sabes. Un besazo desde tu tierra y cuidate. Muxus.

Sofia

rojopicanton dijo...

Conocía Venecia de mi viaje de fin de curso, en el 94. Estuvimos un dia y me pareció pequeña, sucia e insignificante.

Volví hace año y medio, y como tu bien dices, descubrí otro mundo. Callejuelas, puentes, tranquilidad fuera de la pl. San Marco, buena comida, un lugar encantador que bien valía un viaje...y volver!

Brutales tus fotos...tengo pendiente mi viaje a Dublín...luego escribo!

Mekare dijo...

Yo la vez que estuve tuve una impresión similar a la primera estancia de Vermell. Quizás no tan catastrófica (al ir en Enero la suciedad bastante menor que en verano, por lo que me dijeron...) pero sí de "no es para tanto".

Quizás es sólo ir en el estado de ánimo y compañía adecuados. Me han encantado las fotos. Jo! ¿Yo estuve allí? :p

David dijo...

Hola Mekare. Supongo que bien dices depende mucho de la compañía. Hombre, yo cuando he ido nos hizo un tiempo perfecto, no olía y todo salió muy bien, así que claro, la imagen que me llevé fue buenísima. Pero es lo de siempre, los ojos de cada uno miran de forma diferente a los lugares. El único pero que le pongo a la ciudad son los precios, abusivos se mire por donde se mire (ya se veia que no había mucho viajero de low cost). Haber cuando le convences al Albert y repetimos lo de Lisboa!

Agur!

Mekare dijo...

Ufff... Mataría por otro filete como el de Lisboa!!! Y ahora puedo subir escaleras! (Aunque las de caracol me siguen mareando).

Venga, a repetir, o a buscar nuevo destino... :)

Yo creo que de momento lo más lejos que iré es a los sanfermines :p Hasta septiembre no toca viaje al extranjero...

MUA

Con la tecnología de Blogger.