Diarios de una bicicleta

Diarios de una bicicleta

Para gente con ganas de salir de casa

Praga I: Praga - Praha

Acabo de regresar de Praga, una ciudad realmente impresionante. Me he dado cuenta que siempre utilizo los adjetivos "espectacular", "impresionante", "majestuosa", "bella"... pero es lo que tiene estar visitando algunas de las ciudades más bellas del mundo. Y Praga también juega en esta liga.

La ciudad, bañada por los meandros del río Moldava y rodeada por siete colinas está plagada de historia, celtas, germanos, eslavos... todos ellos han forjado a la capital de la república Checa. Pero no solamente es una mezcla de razas, sino también de ideales políticos y religiosos, no olvidemos que hasta los años 90 Praga era un régimen comunista, pero antes fue invadida por la Alemania nazi.

Alojamiento: Old Prague Hostel
Precio: 16 euros la noche + desayuno
Apuntes: sin ser uno de los mejores hostales en los que he estado cumple su función. Céntrico, limpio y, fundamentalmente correcto, sí, esa es la palabra que mejor lo define: correcto.

Aquí una muestra de la ciudad:

Castillo: el enorme complejo del castillo no es exactamente un castillo como nosotros lo entendemos, sino un conglomerado de antiguos edificios en los que por encima de ellos predomina la espectacular catedral de San Vito.



Plaza de la ciudad vieja: el corazón de la ciudad es una gran plaza en la que se encuentran algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad, como la iglesia de Nuestra Señora ante Týn, el ayuntamiento y el reloj astronómico. Por cierto, no entiendo como la iglesia se encuentra rodeada de edificios, con lo que se encuentra totalmente encajonada. De hecho la entrada principal está en un callejón.




Puente de Carlos: el puente más famoso de la ciudad es una auténtica obra de arte. Construído en 1357 tiene una longitud de más de 500 metros, en los que mientras se recorre desde una de sus puertas hasta la puerta del otro extremo se pueden apreciar decenas de estatuas barrocas. Junto con la plaza de la ciudad vieja este es uno de los puntos que más veces vas a pasar en una visita a la ciudad.



Reloj astronómico: activo desde 1490 muestra el movimiento del sol y la luna a través de los 12 signos del zodíaco. También da la hora en tres formatos distintos: centroeuropea, checa antigua y... babilónica ¿¿¿¿???? Cada hora en punto la gente se agolpa para ver salir a las estatuillas de madera que representan a los 12 santos. Aún no entiendo el por qué de la expectación, pero sólo hay que mirar la foto del abuelo de abajo para comprobar el efecto que provoca esta absurda espera.




Torre de la pólvora: Praga está repleta de picos, almenas y torres. El puente de la pólvora ha quedado como testigo de las antiguas murallas de la ciudad.


Torre de televisión de Zizkov: una de las mayores sorpresas de la ciudad, una torre de televisión que data de la época comunista que parece un cohete espacial a punto de despegar. La torre se encuentra en los alto de una colina del barrio de Zizkov. 216 metros, 12.000 toneladas avalan un resultado impactante. En la primera foto se aprecian una pequeñas figuras negras que gatean por las columnas de la torre. Son esculturas de niños de un tamaño considerable, aunque parezcan pequeñas no lo son, como se puede ver en la tercera foto. Y es que la torre es enorme.




Judíos: la comunidad judía siempre fue importante en Praga. Hay un barrio judío en el que se pueden visitar sus sinagogas, cementerios y demás lugares de interés. Eso sí, no es nada barato. Los cementerios judíos valen la pena visitarlos para ver el apelotonamiento de lápidas, unas encima de otras.


Edificio danzante: emblema de la renovación de la ciudad este edificio diseñado por el arquitecto Vlado Milunic en coperación con el estudio de Frank Gehry asemeja a una pareja bailando, de hecho también se le llama "Fred and Ginger" (por los bailarines Fred Astaire y Ginger Rogers). Hombre, el nombre el glamuroso, pero yo prefiero el otro nombre que también se le da "El edificio borracho".


Espectáculos: muchos, de hecho coincidió que cuando fuimos había un festival en las islas del río Moldava. Tuvimos que sacrificarnos e ir a ver los concierto de rock y jazz tomando unas cervezas a precios populares. Todo sea por la cultura.


La otra Praga: no todo es cool, bonito, reluciente y culto. Se nota el pasado comunista. En barrios como Zizkov se pueden ver coches viejos, calles con edificios destartalados y el color inconfundible del comunismo: el gris.





Si quieres conocer más:


3 comentarios

Común dijo...

Hola!!!!

Te descubri en el concurso 20minutos.es, te valore allí y te deje mi comentario..

Tienes un blog hermoso con hermosas imagenes.

Un besote y abrazo de oso

David dijo...

Gracias por tu votación en 20 minutos, es de agradecer. ¡Mucha suerte viajera!

Gorka dijo...

Muy chulo el post de Praga. Yo estuve hace tiempo y me encantó la ciudad. Bonitas fotos.

Con la tecnología de Blogger.