Diarios de una bicicleta

Diarios de una bicicleta

Para gente con ganas de salir de casa

Roma II: Vaticano

La ciudad - estado del Vaticano, corazón de la iglesia católica. 44 hectáreas de arte, cultura y por supuesto, religión. Nada más llegar a esta ciudad dentro de otra ciudad me albergó un sentimiento contradictorio que posteriormente lo sentí con más fuerza cuando entre en los museos vaticanos: por un lado el ángelito de mi hombro derecho me recordaba el esfuerzo del Vaticano por preservar parte de la cultura mundial, no olvidemos que dentro no sólo se encuentran algunas de las obras más importantes de la cristiandad, sino también de la historia de la humanidad (culturas griegas, romanas, egipcia...) Pero el sentimiento no era completo porque el diablillo de hombro izquierdo no paraba de recordarme a base de cuantos sufrimientos e injusticias se había conseguido semejante fortuna. Finalmente el diablillo y el ángel estuvieron toda la mañana pegándose de ostias.

Pero como así estuvieron toda la mañana yo fuí a lo mío, en el Vaticano todo impresiona, desde la entrada a la plaza de San Pedro hasta la basílica, la guardia Suiza o simplemente los curas. También impresiona el agobio de gente, hormiguero de personas día y noche, la normativa tan estrica con la vestimenta y el sofocante calor del verano (puede que sea la ciudad de dios en la tierra, pero no creo que en infierno haga más calor)


Creo que se puede expresar mejor con unas cuantas fotografías:

Plaza de San Pedro: una de las plazas más bellas que he visto en mi vida, creo que se encuentra en el Top 3 junto con la plaza de San Marcos de Venecia y la Plaza de armas del Cusco, aunque bueno, aún soy joven. Una gran vía termina en esta plaza circular, que ocupa junto con la basílica del mismo nombre un 20% del total del pequeño estado, con dos enormes hileras de columnas que representan el abrazo de la cristiandad al mundo. Esta plaza fue diseñada por el gran maestro Bernini, una de sus más bellas obras. Realmente cuando se está en medio de la plaza uno se siente pequeño, no me quiero imaginar hace unos siglos lo que pensaban los pobrecillos...




Basílica de San Pedro: por delante de la catedral de San Pablo de Londres y la de Sevilla es con creces el templo católico más grande del mundo. Un museo al aire libre, en el que tanto por fuera como por dentro resulta complicado no quedarse con la boca abierta. Por cierto, es muy recomendable subir a la cúpula (5 euros), en donde tras 500 escalones se ve la mejor vista de toda la ciudad.




Riquezas: y es que cualquier ser humano que entre en el Vaticano es una de las primeras cosas en las que se fija. Oro, plata, piedras preciosas, arte de valor incalculable... resulta curiosa su renta per capita: 407.095 euros. Y es que por ejemplo España tiene 35.000 euros, alemania 45.000, y Luxemburgo 113.000.


Museos vaticanos: la joya de la corona, si bien es verdad que no se pueden ver completamente también es cierto que da igual, la visita es obligatoria. ¿Cuantas obras albergarán? ¿miles? ¿cientos de miles? a muchos de los museos no se pueden entrar (o por lo menos cuando estuve yo), por ejemplo el museo egipcio. Pero solamente con ver las galerías "Galleria dei candelabri", "Galleria degli Arazzi", "Galleria delle Carte Geografiche" ó "Galleria Pio V" merece la pena pagar los 14 euros que cuesta la entrada, hay tantas obras que es imposible admirarlas todas en una mañana.



Capilla Sixtina: pero evidentemente la obra de arte estrella en los museos vaticanos es la Capilla Sixtina de Miguel Angel. Nunca me ha apasionado especialmente el arte clásico, pero en este caso da igual, realmente de deja sin palabras su belleza, colorido, clase... la meca del arte clásico, aunque aquí no sea una frase muy adecuada.


Salida: inclusive la salida de los museos es una obra de arte, una escalera de caracol creada por Donato D´Angelo Bramante, su forma resulta desconcertante puesto que parece que no tiene fin, además el efecto óptico engaña, parece que es una rampa y no una escalera con peldaños.



Castillo Sant Angelo: desde su creación en el 135 d.c fundado como mausoleo para el emperador Adriano ha cumplido muhísimas funciones: el citado mausoleo, castillo, fortificación, cárcel... actualmente es uno de los puntos turísticos más importantes de la ciudad. Su nombre se lo debe al ángel que preside la fortificación en el punto más alto.




Curiosidades: no hay que olvidar que estamos en uno de los estados más religiosos del mundo, con lo que liberales, lo que se dice liberales no son. El cartel que muestro abajo está en la puerta para entrar a la basílica de San Pedro. La norma de vestimenta es muy básica, aunque no por ello deja de ser... en fin, corramos un estúpido velo. NO se pueden mostrar ni los hombros ni las rodillas, y es algo que lo llevan a rajatabla. Da igual que estés a 40º, a punto de tener una lipotimia, sudando a chorros y que ya no sepas si estás de vacaciones en Roma o en el desierto de Libia, directamente si no cumples la normativa no entrarás. Yo vi a varias mujeres que tuvieron que comprarse banderas para cubrirse los hombros.


Cómo evitar colas: Las temidas colas en el Vaticano hacen estragos, así que estas son algunas posibles soluciones para evitarlas en tanto sea posible, creo que hay tres formas de evitar hacer una cola que te amargue la mañana:
1- Comprar un pack organizado: para la gente comodona, el precio ronda entre 48-60 euros e incluye la entrada directa a los museos (sin cola), un guía, y algunas veces visita a la cúpula de la basílica.

2- Comprar la entrada nada más abrir: si se va a las 8:00 de la mañana no hay muchos problemas para entrar. La entrada cuesta 14 euros.
3- Comprar la entrada por Internet: es la opción que hice yo y creo que es lo más aconsejable. Reservas la entrada y evitas colas. Es verdad que te cobran 4 euros más (en total 18), pero te merece la pena y además puedes entrar perfectamente a la 9:00. En la página oficial del Vaticano se puede comprar, pincha
aquí.
4- El último domingo de cada mes la entrada es gratuita, eso sí, no sé como estará para entrar.


Cómo evitar pagar de más:

- Cúpula de San Pedro: se puede subir andando o con el ascensor. Son unos 500 escalones, pero es que el ascensor tan sólo sube hasta el 200, con lo que el resto te toca subir por las escaleras igualmente. Los precios de la entrada sin ascensor o con ascensor son 5 y 7 euros respectivamente.

- Audioguía: yo piqué, pero creo que no vale la pena. Aburrida y previsible. Una solución menos elegante para enterarte de todo es pegarte a uno de los numerosos grupos organizados de abueletes o parejas de españoles.

- Refrescos: en las inmediaciones d ela plaza hay puestos que venden la bebida a precio de oro, pero en el Vaticano al igual que en Roma hay muchas fuentes de agua de muy buena calidad. Llevar una botella para rellenar te ahorra unos 3 euros que cuesta en estos puestos.

3 comentarios

LEIRE dijo...

DIOS COMO TIRA LA NIKON!!!

EA EA QUE SE VEAAAAA!!! jajaja

Besos de lluvia!!!!

Preciosas fotos! Me encanta sobre todo la de la escalera de caracol en b y n.

A GREAT PICTURE!!!

David dijo...

Jaja, pue sí sí, la Nikon tira de lujo, la escalera está cuando sales de los museos vaticanos, merec una pena una visita por allí, ya sabes, la prox me llamas y te acompaño en un momento jaja.

Enjoy all the green time, all the green moments, all your green life, my best kiss for you, is not a kiss raindrops, is a green kiss. Think green Leireken!

marc dijo...

Muy buenas las fotos! Mucha fuerza! Suerte con el viaje! Un abrazo!

Con la tecnología de Blogger.