Diarios de una bicicleta

Diarios de una bicicleta

Para gente con ganas de salir de casa

Canada I: Toronto

La siguiente etapa tras las cataratas del Niágara fue la capital de la provincia canadiense de Ontario, Toronto.

Una ciudad de dos millones y medio de habitantes, pero que a pesar de su tamaño es una ciudad bastante tranquila. Realmente no es una ciudad espectacular, más bien es una ciudad práctica, el foco económico más importante de la zona y probablemente de Canadá.

Lo que más impacta de la urbe es la espectacular
CN tower, la cual se puede ver desde practicamente toda la ciudad. Cosmopolita, moderna y funcional, creo que son los adjetivos que mejor denominan a la ciudad.

A reseñar la gran población oriental que hay en la ciudad con un
chinatown realmente grande, en donde los productos orientales mandan. Supermercados, bancos, tiendas de electrónica... todos en chino. Por cierto, la fruta está muyyyy barata.

Otro de los aspectos curiosos de la ciudad son las galerías subterráneas. Al igual que
Montreal Toronto tiene decenas de kilómetros con galerías subterráneas que se podrían denominar auténticas calles por debajo de las calles. Esto es debido al crudo invierno canadiense, en el cual estas calles se atestan de gente. Comercios, restaurantes, entradas directas a edificios... realmente curioso.

Y otro aspecto a destacar es el pub
Horseshoe tavern, en el centro de la ciudad, perfecto para tomarte una copa y escuchar música rock en directo.
City hall: el antiguo ayuntamiento de la ciudad, perfectamente integrado en una zona con grandes edificios de cristal. El actual ayuntamiento... mejor no decir nada de él.


Art Gallery of Toronto: desde el principio este edificio llama la atención por su diseño. No estuve dentro, pero se supone que es muy interesante.


Allen Lambert Galleria: el ingeniero-arquitecto Calatrava está hasta en la sopa. En Toronto hay una obra suya, él se encargó del rediseño del edificio. Para lo que suele hacer él esto es bastante modesto, quizás por ello me guste, aunque las semejanzas con la Sagrada Familia son evidentes.


Casa Loma: ¿qué pasa si eres multimillonario y te aburres? ¿qué pasa si quieres un castillo en Canadá y no puedes comprar ninguno porque simplemente no existen? eso es lo que le pasó a Henry Mill Pellatt, y lo tuvo claro - Si no hay se construye y punto -. En 1914 se acabaron las obras de lo que fue la mayor mansión de América del Norte. El tipo no era demasiado listo y los gastos de mantenimiento le arruinaron pasando a ser propiedad del ayuntamiento. Ahora es una de las principales atracciones de la ciudad. Por cierto, la segunda foto son los establos, un edificio separado del principal en plan cuento de hadas. Y digo yo... ¿los caballos necesitaban almenas?



Universidad de Toronto: un campus señorial, como se puede ver en la foto. Y nosotros en nuestro descanso bien ganado.




CN Tower: viene de Canadian National Tower, y con sus 553 metros de altura es una de las construcciones más altas del mundo. Se puede visitar y arriba tiene un restaurante que rota 360º cada hora y pico. Pero aparte de las vistas lo más espectacular es una parte del suelo que está hecho de cristal y que te permite ver el suelo, es una sensación muy impactante caminar sobre un precipicio.





¡¡¡¡Subeteeee!!!!!






Si quieres conocer más:



Con la tecnología de Blogger.