Diarios de una bicicleta

Diarios de una bicicleta

Para gente con ganas de salir de casa

Turquía Pamukkale - Hierapolis

Pamukkale (castillo de algodón en turco) es un sitio único en el mundo junto. Pocos lugares en el mundo se le parecen. Esto se debe a que sus particulares formaciones calcáreas, que hacen que desde la distancia parezca que se está divisando un castillo de algodón.

La colina está bañada en calcio, de ahí su aspecto blanquecino, y desde la misma se puede divisar el pueblo, abajo, en la llanura.

Si bien es cierto que las fotografías son más espectaculares que las terrazas donde cientos de personas intentan bañarse en pequeñas terrazas naturales, el emplazamiento es espectacular.

Al otro lado de la colina se encuentra la antigua ciudad romana de Hierápolis, una importante ciudad en la que los antiguos romanos ya aprovechaban las propiedades curativas de la colina.

Las ruinas no están nada mal, y destaca la reconstrucción del teatro romano hecha por canteros italianos con las mismas piedras de las ruinas.

Aquí una pequeña muestra:

Terrazas naturales de calcio.

Terrazas con las ruinas de la ciudad

Vista de la explanada.

¿Palmeras alineadas? esto es algo muy curioso que me explicaron. Resulta que el emplazamiento está declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, pero para que les dieran el título tuvieron que demoler todos los hoteles y resorts que estaban montados aquí. Sólamente quedan vestigios como palmeras alineadas en la nada.


Bañarse: es posible bañarse en las terrazas, pero cubre poquísimo, hasta las rodillas. Así que mucha gente opta por bañarse por 20 TL en las piscinas de Cleopatra, una zona artificial donde puedes bañarte rodeado de auténticas columnas romanas. La masificación de gente le quitá muchísimo atractivo, pero el calor insoportable de fuera hace que te lo pienses.

Los muros del castillo de algodón y yo

Sonia, Eduardo y Eduard, mis compañeros de aventuras.

Aquí se puede apreciar el tamaño de las terrazas

Teatro romano: como ya he comentado anteriormente el teatro romano fue restaurado en 1970 por canteros romanos recogiendo las mismas piedras del original. Su capacidad es de unos 12.000 espectadores. Se conserva gran parte del escenario.

Ruinas: parece un Lego gigante. Enormes piedras agrupadas esperando a que alguien las levante. Las columnas que se han caído (hay decenas) han sido apiladas y enfiladas en el suelo, esperando a un futuro incierto.

Si quieres conocer más:

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.