Diarios de una bicicleta

Diarios de una bicicleta

Para gente con ganas de salir de casa

Buenos Aires: La Boca

La Boca, barrio clásico como pocos. El nombre hace referencia a su ubicación, en la Boca del riachuelo.

Barrio de inmigrantes italianos en sus humildes calles se fraguó la forma del tango actual, un toque italiano, unas gotas de sentimiento español y un poco del ritmo africano, aderezado con el bandoneón alemán. De esta extraña fórmula surgió el tango.

El barrio no oculta su origen portuario, su cara pobre, muy lejos queda la clase alta porteña. El río acumula suciedad de forma exponencial día tras día, esperando que algún plan urbanístico le devuelva la vida. Las casas se recubren como bien pueden. Pero eso sí, color no falta, al menos en las zonas más turísticas como la archiconocida Caminito.


Un tiempo pasado

Las calles evocan a un tiempo pasado, al lunfardo, a marineros y pescadores, a galanes de no muy buena reputación y a señoras de la calle. Una vuelta por sus calles es retornar a una vieja película de cine mudo, en donde con tan sólo música e imagen se llena de sentido la escena.

Esta es la gracia de La Boca, esta foto la saqué el otro día, con un pequeño retoque te puedes trasladar a otra época.

Caminito

Con diferencia la zona más turística del barrio, sus restaurantes, bares y comercios hacen las delicias de oleadas de turístas. En mi opinión es una zona que está demasiado masificada y resta parte del encanto de la zona, pero no por ello deja de ser recomendable.

Una época gloriosa

Aquí todo está mimetizado con el entorno y la época. No sé si os habéis fijado, pero los de Coca Cola no son tontos, el marketing es marketing. En las ciudades más importantes, en las zonas turísticas que tienen algo especial los carteles de Coca Cola cambian, se puede ver en París, Londres o Granada.

Os dejo un enlace de Granada, en donde podéis ver la imagen de Coca Cola en estilo árabe. En esta imagen la Coca Cola adornada con el famoso fileteado argentino.

Color,

Y Color,

Más color

Y por último, aún más color

Si algo distingue a este barrio de los demás es su colorido. Desde hace muchísimo tiempo las casas se pintaban con la pintura que sobraba de los barcos, de ahí que las casas estén pintadas de mil colores.


El fútbol en Argentina se eleva practicamente al nivel de religión. Y uno de los clubs más adorados, digo admirados del mundo es Boca Juniors.

De esta institución de origen italiana salieron jugadores de talla mundial, Alfredo Di Stéfano, Martín Palermo, Juan Román Riquelme, Gabriel Batistuta, Carlos Tévez, Claudio Paul Caniggia o el semidios Diego Armando Maradona (para algunos directamente Dios)

Junto con River Plate es el equipo más laureado de Argentina, y uno de los principales a nivel mundial. Los partidos entre ambos equipos están considerados uno de los mayores eventos deportivos del mundo según el diario inglés The Observer.

Su estadio se llama Alberto J. Armando, pero es más conocido como La Bombonera. Entra sus muchas curiosidades se supone que el nombre viene dado porque a su arquitecto Viktor Sulčič, en su cumpleaños le regalaron una caja de bombones. Él aún no había construido el estadio, pero la forma de la caja era similar a como lo tenía en mente. También se comenta que la bombonera tiembla, y es que la gente aquí siente los colores.

Otra curiosidad, esta vez sobre los colores del equipo. Cuando todavía el Boca era un proyecto no tenían decidido los colores del equipo, al principio rosa, luego blanco y negro... no había consenso. Finalmente el señor Juan Brichetto decidió que la bandera del primer barco que pasara por el puerto serían los colores del equipo. El barco que paso era sueco.

Dentro del estadio hay un museo, el museo de la Pasión Boquense, el nombre ya indica que practicamente se trata de un altar para ensalzar los triunfos del equipo.

Puente de La Boca

Forma parte del barrio y de la silueta del puerto.


Contrasta en el barrio la ubicación de este centro cultural de arte contemporáneo, uno de los más importantes de la ciudad. Moderno y vanguardista alberga exposiciones itinerantes de los artistas nacionales e internacionales más vanguardistas del momento. Una muy buenas forma de revitalizar el barrio.

Auténtico

Aparte de las zonas preparadas para los turistas el barrio es muy auténtico, te puedes encontrar con un camión de venta ambulante que canta a los cuatro vientos que tiene huevos frescos.

Humilde

El barrio es muy humilde, con todo lo que ello conlleva. Se pueden ver escenas a las que un europeo a un norteamericano quizás no estemos muy acostumbrados.

Un consejo, el barrio es duro, es mejor no apartarse muy lejos de las zonas turísticas y por supuesto no ir de noche por las calles. Es una mierda, te pierdes muchas cosas, pero es así, de esta forma se evitan riesgos innecesarios.

Torre fantasma

En Buenos Aires también hay historias de fantasmas, una de ella se encuentra en este edificio entre las calles B.Pérez Galdós, W.Villafañe y Alte.Brown.

Una pintora se suicidó tirándose de la torre superior sin ninguna explicación. El actual inquilino comenta que escucha sus pasos por las noches, y que no le dejan dormir.


Casa del almirante Brown

La avenida en la que se encuentra también lleva el nombre de este almirante, creador de la primera flota naval argentina.



Si quieres conocer más:

1 comentario

Anónimo dijo...

Linda información de la ciudad. Saludos desde Perú.

José

Con la tecnología de Blogger.