Diarios de una bicicleta

Diarios de una bicicleta

Para gente con ganas de salir de casa

Cementerio de la Recoleta: ciudad de ángeles


Los cementerios siempre son remansos de paz y tranquilidad. En el caso del Cementerio de la Recoleta es algo más puesto que los enormes mausoleos le dan una imagen de necrópolis, de ciudad de los muertos, con sus paseos, calles, alumbrado... una ciudad en toda regla.

Pero lo que ahora es todo tranquilidad hubo un momento en el cual no lo fue, alguna de las historias de este museo son más propias de películas de terror. No os voy hacer esperar más, aquí va:


David Alleno


David Alleno era el sepulturero del cementerio. Era una persona humilde que únicamente tenia un sueño: morir en el lugar donde trabajaba.

Hay que tener en cuenta la exclusividad del lugar, en éste cementerio se encuentra la élite del país, las mentes más brillantes y las familias más poderosas.

De cada paga mensual iba ahorrando dinero para conseguir el suficiente y así costearse su propia tumba. Mandó a un escultor esculpir una estatua de él mismo en la que apareciera con los utensilios habituales de su trabajo, escoba, regadera, pala…

Tras pagar el costoso sepulcro y obsesionado con el gran objetivo en su vida decidió meterse en el sepulcro con una pistola y dispararse un tiro en la cabeza.

Ida Marino

Una historia trágica. Ida tenía 19 años cuandose cayó desde un balcón. Omar López Mato lo describe muy bien en su libro Ciudad de Ángeles:

Una mano que se tiende. Un nombre y una flor.

Tres letras que sostienen el momento de partida, huyendo de unos brazos que no la han sabido olvidar. Por eso estas piedras, estas letras y estas flores que tus dedos extendidos, no han podido tocar.

Eterno sufrimiento por lo que se ha perdido. Eterno sufrimiento por lo que no está.

Tres letras encierran todo un mundo... al que no podemos ni merecemos alcanzar. 

Liliana Crocciati

Hija de un poeta y pintor italiano. En 1970, con 26 años contrae matrimonio. Para pasar su luna de miel elige como destino Austria. Una luna de miel mortal.

Un alud golpeó la parte del hotel donde se encontraba hospedada muriendo asfixiada con su propia ropa.

Su familia decidió edificar un bello mausoleo en donde se ve una joven, acompañada de su querido perro.

Rufina Cambaceres

El caso más escalofriante del cementerio, si eres sensible a historias fuertes no sigas leyendo.

Poneos en la piel de una madre el día del cumpleaños de su hija. La madre está impaciente por ver la sonrisa de su hija cuando le regale ese collar que tanta ilusión le hace. Su hija Rufina, una joven adolescente recibe el regalo y en ese instante se desploma en el suelo. El médico comprueba la muerte de la joven y al día siguiente es enterrada.

Su abuela no ha visto el cadáver aún, así que decide ir al cementerio a despedir a su dulce nieta. Cuando llega al mausoleo encuentra el ataud desplazado.

El caso era muy extraño, así que deciden abrirlo. Cual es su sorpresa cuando encuentran el rostro desfigurado de la muchacha y la parte superior del féretro arañada. Había sido enterrada viva, realmente había sufrido un ataque de catalepsia.

Desde ese momento en Argentina está prohibido enterrar a una persona hasta que no pasen 24 horas desde su fallecimiento.



Si quieres conocer más:

3 comentarios

Sonia dijo...

Muy buenas historias y el cementerio impresionante. Estuve hace dos años y me encantó, pensaba que jamás diria eso de un cementerio pero es de los mas bellos que e visto.

La historia de la muchacha que muere en el ataud ¿no era la madre quien la envenenaba para poderse ir con el amante y se pasó?

Un fuerte abrazo

Sonia

David dijo...

Hola Sonia,

Pues la verdad es que no lo sé, pero suena a rumor. Lo que sí es seguro es que tuvo un ataque de catalepsia.

Saludos

Anónimo dijo...

Muy berreta lo suyo, se nota que conoce muy poco sobre la historia del Cementerio de la Recoleta.

Con la tecnología de Blogger.