Diarios de una bicicleta

Diarios de una bicicleta

Para gente con ganas de salir de casa

Montevideo

Última de las entradas referentes a Uruguay, y como no, tenía que ser de la capital, Montevideo.


Tres veces he estado en esta ciudad, y las tres veces he tenido la misma sensación: el ritmo de vida es pausado. Bueno, lo que se puede entender pausado en una capital, pero creo que la gente no vive estresada, al menos es lo que me transmite esta ciudad. Tan cercana a Buenos Aires, y a la vez tan diferente. Y creo que a la larga se gana en calidad de vida. Supongo que su tamaño, de 2 millones de habitantes contando sus localidades cercanas también ayuda, el Gran Buenos Aires son 12 millones, ahí es nada.


La ciudad también parece bastante segura, supongo que como todas tendrá sus rincones peligrosos, pero en general no hay problema si se tienen las mismas precauciones que en cualquier gran ciudad.


Montevideo tiene una zona antigua, playas, parques, unos carnavales de fama internacional y unos cuantos edificios de interés. Por cierto, el tango, siempre asociado a la capital de Argentina, también nació aquí, en los muelles y arrabales de esta ciudad, que vivió su tiempo de esplendor a principios del siglo XX.


Alojamiento: Montevideo Hostel
Precio: 9 euros / persona habitación 6 camas, desayuno incluido.
Apuntes: muy céntrico. No es el mejor hostel que he estado pero no está mal en relación calidad / precio. Tres veces diferentes he estado en este hostel y las tres veces muy buen ambiente, aún conservo buenos amigos de hace 4 años.


Aquí una muestra de la ciudad


Palacio Salvo


Si existe una silueta característica de Montevideo es la del palacio Salvo, entre la esquina de la Avenida 18 de Julio y Plaza Independencia. Diseñado por el arquitecto Mario Palanti es hermano gemelo del palacio Barolo de Buenos Aires.


Ambos edificios están inspirados en la divina comedia de Dante. La divina comedia narra las aventuras de Dante en su paso por el infierno, purgatorio y cielo. Y éste edificio de 105 metros de altura se divide en estos 3 elementos, la planta baja es el infierno, los siguientes pisos son el purgatorio y los últimos el cielo.


Otra de sus curiosidades es que arriba los dos edificios tenían un potente faro. La idea era alumbrar los dos faros a la vez, en Buenos Aires y Montevideo y que se unieran haciendo un puente de luz entre las dos capitales. Pero cometieron un error, la tierra es redonda, y aunque la distancia no es grande nunca llegarían a cruzarse. Tener ingenieros para esto.





Plaza de la independencia

En comparación con otras ciudades de sudamérica la principal plaza de la ciudad es sencilla a más no poder. Lo más característico, en el centro, la enorme estatua de Artigas, uno de los fundadores del país.

Y esto también me llamó la atención en la plaza, un edificio enorme y feo con avaricia. No sé la funcionalidad de semejante masa de homigón, pero no me extrañaría que fuera de la época de la dictadura.

Teatro Solis

En una de las esquinas de la plaza Independencia se encuentra el teatro Solis, de influencia italiana.

Palacio legislativo

Si se sigue la Avenida del libertador se puede apreciar una imponente perspectiva de este edificio. Si te gustan los palacios merece la pena llegar hasta aquí y dar un vistazo a los alrededores...

...ya que puedes ver edificios tan curiosos como este, la cúpula es casi la mitad de la altura del edificio.

Torre de telecomunicaciones ANTEL, el desarrollo

Sede de la compañía estatal de telecomunicaciones ANTEL, este edificio de acero y cristal representa el futuro de la ciudad.

La ciudad vieja, el pasado

Montevideo era una zona amurallada. Apenas quedan resquicios de esta época, como la puerta de acceso a la ciudad histórica en la plaza de la independencia.

Pasear por las calles del centro es volver un siglo atrás, edificios coloniales, de claras influencias europeas. Como ya he dicho en mil ocasiones hay sitios que no tienen nada especial, y a la vez son especiales. Si paseas tranquilamente por las calles del centro, probablemente lo notes.

El centro me recordó lejanamente a Lisboa, calles degradadas, pero que a su vez tienen encanto.

Mercado del puerto

Comer en Uruguay es un auténtico placer. Al igual que en Argentina aquí la carne es la reina de la comida. La puedes encontrar de todos los tamaños, colores y sabores. Y siempre sabrosa.

Uno de los sitios más famosos para comer en Montevideo es en el mercado del puerto, en plena Ciudad Vieja. Antigua lonja, ahora ha sido rehabilitada y utilizada como enorme superficie para locales de parrilla. Es fácil ver en la misma barra un trabajador de la zona, un turista y gente de negocios.

El sitio es algo más caro que los alrededores, al fin y al cabo es turístico. Pero no mucho, y la calidad es excelente. Recomendable al 100%, por 12-15 euros puedes comer una parrillada de carne que te saldrá por las orejas, ¡ya me está entrando hambre!

La costanera

Como ya he comentado Montevideo es una ciudad tranquila. Y su máxima expresión se puede ver en la costanera, en donde antiguas fábricas han dado paso a una kilométrica rambla sinónimo de ocio. Vendedores ambulantes, pescadores, deportistas, playas (aunque no muy buenas)...

Almacén - kiosko - santería

El típico almacén - kiosko - santería que hay en todas las ciudades.

Papá soy heterosexual

Tranquilos pero cachondos los tíos.

Homenaje de Montevideo a la realeza española

Se nota que guardan un grato recuerdo del paso de los españoles jaja.

¡¡¡Pare!!!

A diferencia de España aquí los "Stops" son "Pare"

Iruña

Amada tierra

Aprende euskera: la lengua de los vascos

Amada tierra segunda parte. En Uruguay los descendientes de vascos se cuentan por miles. Se estima que hay más descendientes de vascos entre Argentina y Uruguay que los vascos de Euskadi y Navarra juntas.

Deportivo Basko

Claro, que esos descendientes puede que se apelliden Lizarragabengoa DeFreitas Urionabarrenetxea DoSantos.

Hombre, a estos jugadores no les veo muy vascos, no sé, no sé. No sé si tienen RH negativo y los ocho apellidos vascos como dictamina Sabino Arana.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.