Diarios de una bicicleta

Diarios de una bicicleta

Para gente con ganas de salir de casa

Besalú

El anterior fin de semana estuve en La Garrotxa, en la provincia de Girona. Si bien en esta época del año Cataluña ofrece decenas de playas para los veraneantes la montaña tampoco se queda corta, un buen momento para disfrutar de esas comarcas frías que en invierno quizás no son tan apetecibles.


Tras realizar una rutilla por el prepirineo nos decantamos por hacer una parada en este hermoso pueblo y disfrutar de una más que ganada cerveza. A la gente de Cataluña el sitio seguro que les suena, quizás al resto no tanto, pero es un lugar que merece la pena visitar si se está por la zona.


El pueblo, pequeño, de poco más de 2.000 habitantes. Sus calles son perfectas para recorrerlas en poco tiempo, perderse y reencontrarse por sus callejuelas medievales.


Aquí una pequeña muestra:


Su puente

Si algo es característico del pueblo es el antiguo puente medieval, el Pont Vell (puente viejo), de estilo románico y que casi tiene 1.000 años, la primera constancia del mismo data del 1075.


Unas enormes piedras en el río Fluviá sirvieron de cimiento para sus arcos. 145 metros de longitud, 7 arcos, 5 metros de ancho, y 2 torres de vigilancia son sus datos, pero lo que realmente impresiona es su espectacularidad.


Sus calles


Merece la pena dar un paseo por el pueblo, declarado conjunto histórico - artístico nacional en 1966, los baños judías, la iglesia del Monasterio de San Pedro y San Julián... o simplemente tomarse algo en alguna de las terrazas de sus plazas o de la vereda del río, con vistas al puente.


Besalú sorprende, si miras las paredes de las antiguas casonas te puedes encontrar con sillas que desprecian las leyes de la gravedad, o excesivamente altas, como sacadas de un cuadro de Dalí.


¿Su Hotel típic?


¿¿¿Eso qué quiere decir??? :)




En resumen, si se está por la zona, visita imprescindible, os dejo el link a la página web de Besalú.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.