Diarios de una bicicleta

Diarios de una bicicleta

Para gente con ganas de salir de casa

Fotografía y viajes: equipamiento básico


Últimamente no tengo muchos viajes que ofrecer, pero bueno, ya llegarán, de hecho este año tengo tres viajes que si salen convalidan todos los que no estoy haciendo. Tiempo al tiempo, aún no quiero adelantar demasiado.

Hasta que llegue ese momento he pensado en escribir sobre algo que tenía en mente desde hace mucho, consejos para los amantes de la fotografía y de los viajes. Estos consejos los he puesto en práctica, que no soy ningún profesional, simplemente un mero aficcionado. Así que si no estáis de acuerdo, por favor, comentádmelo pero como críticas constructivas, que para las destructivas ya tenemos a los políticos y a los banqueros :)

Este será el primero de varios post dedicados a la fotografía en los viajes, espero que os ayuden. Y como primer post no podría ser de otra manera, qué equipo debo llevar para un viaje. Empezamos.

Planificación

La planificación es imprescindible al principio del viaje, saber qué se quiere retratar nos salvará de muchos quebraderos de cabeza después. Si hay una clave que hay que seguir al pie de la letra es llevar sólo lo imprescindible. Existen dos razones básicas para ello.

La primera es que el equipo fotográfico pesa, y mucho. Cuando estás un día entero caminando por algún sitio esos 2 o 3 kilos de más se notan.

La segunda razón quizás no sea tan visible a primera vista, pero sí que es muy importante. Llevar más equipo del necesario crea indecisión a la hora de tomar una fotografía, y hace trabajar más lento. Esto me lo dijo un profesional, y tiene toda la razón.

El equipo

Supongo que hay mil opiniones al respecto, qué llevar y qué no. Yo voy a comentar lo que llevo yo, que no quiere decir que sea la mejor opción, pero sí la que más se adecúa a mis necesidades.


La mochila

En primer lugar una buena mochila especializada para la cámara. Esto nos permitirá transportarla con seguridad. La mochila debe ser cómoda, y si se puede no muy grande.

En mi caso elegí una mochila de tamaño pequeño de la marca Lowepro, con un sistema tipo bandolera, que me permite girarla cuando quiera, con un acceso muy rápido a la cámara. Esto me permite sacar fotos en muy poco tiempo, aunque no tenga la cámara a mano.

No menos importante es que al poderla girar con facilidad puede ponértela por delante sin ningún tipo de esfuerzo, cosa que se agradece en ciertas zonas no muy seguras o demasiado transitadas, de estas que les gustan a los ladrones.


Como se puede apreciar en la foto la mochila es bastante pequeña, y todo el equipo de la primera foto cabe en el bolsillo principal (excepto el trípode), teniendo otro compartimento más pequeño libre para otras cosas. Un consejo, al igual que una mochila para montaña pruébatela antes de comprarla, nunca se sabe cómo va a quedar.

La cámara

Sin esta parte mal vamos. Yo llevo una Nikon, pero bueno, que en esta parte no me voy a extender mucho, cada uno que lleve la cámara que crea conveniente o la que se pueda pagar.

Una de las alternativas es no llevar una cámara grande, con sus objetivos, y llevar una compacta de calidad, como los modelos de Nikon o Canon. Esta es una buena opción si no queremos llamar demasiado la atención, puesto que depende dónde sacar una cámara que parece un bazooka es similar a decir - Eh chicos, aquí estoy - Eso sí la calidad de las fotos irremedianblemente se verá afectada.

Los objetivos

Parte polémica, a veces esto se aprende con la experiencia y las preferencias de cada uno. Lo que está claro es que llevar muchos objetivos no ayuda demasiado, es más, yo creo que entorpece.

Una de las teorías básicas es que para cubrir todos los rangos focales está bien llevar dos objetivos, uno de 18-55 mm para paisajes y otro de 70-200 mm para retratos o imágenes abstractas.

En mi caso yo me decidí por un superzoom de 18-200 mm, en detrimento de la calidad de la imagen, pero aprovechando su versatilidad.

Más tarde incluí un super gran angular de 11-18 mm, pero porque me gusta ese estilo de fotografía tan impactante. Para gustos los colores.

Otro que suelen indicar que es básico es el de 50 mm f/1.4, por su gran luminosidad. Combínalos como quieras, pero lo que sí tengo claro es que más de dos objetivos es demasiado.

¡Ah! por supuesto los objetivos con sus parasoles y filtros neutros correspondientes, no se nos vayan a estropear en un viaje.

Trípode

Altamente recomendable si se quieren hacer fotografías con alto tiempo de exposición. Para nocturnas imprescindible.

La pega, el peso, por eso yo llevo un trípode ligero de la marca Manfrotto, aunque hay muchas marcas y muy buenos. Creo que cuanto menos pese mejor, aunque merme un poco la estabilidad.

Filtros

Esto puede ser opcional, pero los filtros nos pueden ayudar a potenciar las fotos y no tener que pasar luego por el retoque fotográfico en casa. Además apenas ocupan. En mi caso llevo un filtro polarizador, para potenciar el cielo, mar, hielo o metales.

Recambios

Una tarjeta de memoria extra o batería de repuesto son muy recomendables, sobretodo en viajes de larga duración. No hay nada más odioso que tener "la foto" en tus narices y darte cuenta que no tienes sitio para guardarla, o peor, batería.

Si se lleva un cargador de batería es posible que haga falta un adaptador de red si se viaja por el extranjero, en países perdidos de la mano de dios :)

Limpieza

Una gamuza y un cepillo con pera pueden ser dos muy buenas opciones, y más si el viaje es por sitios con mucha arena, polvo, etcétera.


Otros consejos para el equipaje: el avión

Yo intento llevar todo el equipo fotográfico como equipaje de mano, de hecho me cabe en una mochila más grande (de unos 40 litros), lo máximo permitido en casi todas las compañías.

Los motivos, muy claros: es un material muy caro como para que se pierda.

El problema muchas veces son los controles, puesto que hay en aeropuertos que me han puesto pegas por el trípode, pero como no tiene puntas (por ejemplo los bastones para la nieve sí), y actuar con tranquilidad también ayuda, al final siempre he pasado, y os puedo asegurar que han sido varias ya.

Hay gente, supongo que más profesional, que suele llevar chalecos de fotógrafo. Mi consejo como viajero es que se eviten como la peste, y sobretodo en ciertos países. Cuanto menos llames la atención mejor.

Lo mismo con las mochilas, que no se note que contienen una cámara, es un imán para ladrones y oportunistas que quieren sacar dinero.

Bueno, espero que os haya gustado, en las próximas semanas más, y espero que mejor :)

2 comentarios

Anónimo dijo...

Buenísimo!! muchas gracias por los consejos, nunca esta de mas tener la opinión de otra persona. suerte con tu maravilloso blog y el concurso de 20 minutos, te he intentado votar pero he visto que hay que tener un blog :(

Saludos

Nuria

David dijo...

Muchas gracias Nuria pero creo que no tengo muchas oportunidades en el concurso. Pero no cejaré en el empeño este u otro año :)

Agur!

Con la tecnología de Blogger.