Diarios de una bicicleta

Diarios de una bicicleta

Para gente con ganas de salir de casa

Noruega - Tromso y alrededores

TROMSO, LA CIUDAD

En noviembre hice uno de los viajes más espectaculares que he hecho en mi vida. El destino, la ciudad de Tromso, en el norte de Noruega.

¿Y por qué este destino en estas fechas? pues porque el objetivo no era otro que ver la aurora boreal, y uno de los mejores sitios en el mundo para verla es la zona de Tromso.

¿Por qué es un buen sitio para verla? por varios motivos, pero básicamente porque está a 350 kilómetros pasado el círculo polar, porque es relativamente sencillo llegar (consejos en próximos post), y porque tiene muchos parajes con muy poca luz artificial, indispensable para porderla ver en condiciones. Eso sí, imprescindible alquilar coche.

A Tromso la denominan la "París del norte", por su elegancia, preocupación por la cultura y ambiente universitario, aunque para mí es un término que se le queda muy grande, lo siento, en ese sentido París seguirá siendo París.

Eso no quita para que la ciudad sea bonita, y un inmejorable punto de partida para conocer unos paisajes de gran belleza.

Existen varios puntos de interés dentro de la ciudad, además de sus cuidadas casas, como:

Polaria: un acuario donde poder ver focas y otros animales. Para mí lo más curioso es la forma del edificio, que representan grandes bloques de hielo llegando a tierra firme. También hay exposiciones sobre el ártico y las auroras boreales. Precio: 105 NOK (15 euros)

Museo polar (Polar museet): un museo donde poder ver utensilios y explicaciones sobre las primeras expediciones de los Noruegos al ártico. Se puede comprar un ticket especial para visitar este museo en conjunto con el Tromso Museum, en donde explican la cultura local Sami, por 60 NOK (8 euros). Lamentablemente no pudimos ir.

Los muelles del Bryggen: para mí lo este pequeño muelle es lo más interesante de la ciudad con edificos que conservan el ambiente marinero y aventurero de otras épocas. De hecho al lado de estas cuidadas casas se encuentra el museo de las expediciones (Polar museet)

Biblioteca: otro de los sitios interesantes de la ciudad

Puentes: una de las cosas curiosas de esta ciudad es que se encuentra en la isla de Tromsøya, realmente toda la zona es un enorme archipiélago, con islotes a corta distancia, por lo que son necesarios enormes puentes para unirlos, entre ellos Tromsøbrua, de 1016 metros de longitud (se puede hacer caminando, unos 15 minutos)

La ciudad: calles muy cuidadas, bonitas y limpias. Merece la pena darse una vuelta por la ciudad.


La catedral ártica (Tromsdalen kirke): probablemente la iglesia más famosa de la región. Construida en 1965 su estilo moderno y sus reminiscencias al hielo la hacen muy particular.

Dónde dormir: aunque uno de los siguientes post será sobre consejos para sobrevivir en Noruega os adelanto que los precios aquí son extremadamente caros, con lo que una persona de salario medio en nuestro país tendrá que hacer un esfuerzo considerable en Noruega.

Pero uno de los trucos es dormir en un camping. ¿Un camping en noviembre? pues sí, pero en un bungalow. Existen muchas opciones para todos los bolsillos, con baño privado o no, cocina, televisión, etcétera.

Nosotros estuvimos en un bungalow para 5 personas, equipado con calefacción, baño, cocina, un pequeño salón con tv y 2 habitaciones, unos 40 metros cuadrados. El precio por 5 noches: 1660 NOK en total (dividiendo unos 228 euros por persona).

El camping se encuentra a 2 kilómetros de la ciudad, pasando el puente. Si tu presupuesto no es muy alto es una buenísima opción, ya que además puedes cocinar, ahorrándote muchísimo dinero en comida, para más información visita Tromso camping.

Si se quiere más información sobre Tromso visitar la página web Visit Tromso.

ERSFJORDBOTN

Pero realmente Tromso era la excusa para ir visitar la naturaleza salvaje del norte de Noruega. Y uno de los primeros sitios que visitamos fue Ersfjordbotn, a 20 kilómetros de la ciudad. Si alguien ha visto imágenes de auroras boreales en Tromso, probablemente haya sido aquí.

El paraje es espectacular, con un pequeño pueblo desde donde se ven las montañas que caen directamente sobre el fiordo. Podría pasarme horas admirando este paisaje: naturaleza, montaña, mar, aguas cristalinas...

Los compañeros de aventuras

Y por la noche en Ersfjordbotn... se puede llegar a ver esto (próximo post, cómo cazar auroras boreales), la imagen lo dice todo:


KVALOYA - SOMMAROY

Uno de los días aprovechamos para realizar una excursión hasta la preciosa villa de pescadores de Sommarøy, en la isla de Kvaløya,  a 36 kilómetros de Tromso. En este caso no fue necesario tomar ningún ferry ya que las islas están interconectadas por puentes.

El dicho de que lo importante es el camino, no el destino nunca fue más cierto que aquí, los paisajes, sacados de una postal no mienten.


Una solitaria caravana en medio de la nada.


Espectacular, poco más que decir:

Es curioso que muchísimas casas por la zona tienen el techo con hierba. Bajo ésta hay un tejado de corteza de fresno que es uno de los mejores aislantes. Además la tierra con el sol se calienta con facilidad, necesario en estos lugares.

Mar, montaña y unas casas idílicas:

¿El fin del mundo? a veces el paisaje tan extremo me recordaba al de otro de los puntos más extremos del planeta, concretamente en Ushuaia, la ciudad más austral del mundo, a 1000 kilómetros de la Antártida.

LYNGS ALPENE - ALPES DE LYNGEN

Una de las visitas más espectaculares que se puede hacer por la zona es visitar los Alpes de Lyngen, que se encuentran entre 1-2 horas en coche desde Tromso.

Para llegar allá hay que tomar un ferry (viaje ida coche + 5 personas 54 euros), así que hace falta mirar los horarios para no tener problemas tanto a la ida como a la vuelta (lo mejor es pedir esta información en la oficina de turismo de Tromso). El punto de entrada a los Alpes, el pueblo de Svensby.

Las montañas llegan sobrepasan los 1.800 metros de altura y caen directamente al mar, con lo que os podéis imaginar el espectáculo. Además son muy populares entre los esquiadores, ya que hay mucha gente que se acerca hasta la falda de la montaña, la sube y se tira con sus esquíes. Una sensación única, esquiar al lado del mar:


Poco más os puedo decir con palabras sobre un sitio donde manda la naturaleza frente al hombre. Así que os voy a dejar con las fotos del lugar, muy, muy recomendable.

Aunque no sea la mejor foto la cara de felicidad refleja muy bien lo que estaba viendo:

Ahora sí, las fotos:

¿Peligro renos?



Si quieres conocer más:

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.