Diarios de una bicicleta

Diarios de una bicicleta

Para gente con ganas de salir de casa

México, alrededores Ciudad de México - Teotihuacán

El segundo día de mi viaje en México hice una de las visitas que tenía más ganas, ir al complejo de Teotihuacán, declarado Patrimonio de la Humanidad por Unesco en 1987, y situado a unos 50 kilómetros de México D.F.

Mucha gente contrata tours para ir hasta aquí que cuestan alrededor de 350 pesos, pero sinceramente creo que es mejor y más divertido si lo haces por tu cuenta. Para ello hay que ir a la estación de autobuses Autobuses del norte (hay estación de metro), y allí tomar los autobuses que llevan a Teotihuacán pirámides.

En total sumando:

- 1 ticket de metro ida/vuelta: 6
- 1 billete de autobus ida/vuelta, 1 hora de recorrido: 80
- 1 entrada al complejo: 57 pesos

Total: 143 pesos (8 euros)

Sobre el complejo... qué decir, que es enorme y espectacular. Teotihuacán, "Ciudad de los dioses", fue una de las ciudades más grandes de mesoamérica, que creció hasta los 125.000 habitantes, y que tuvo influencia hasta en los pobladores de El Salvador.

Su origen aún es motivo de investigación. No se sabe quienes fueron sus fundadores, entre el 100 a. C. y el principio de la era común: totonacos, nahuas, u otros pueblos pudieron ser sus pobladores, o como se piensa recientemente, fue una ciudad cosmopolita, agrupando a todos ellos.

Su sociedad era muy avanzada, ya que tenían desarrollada la escritura y un calendario de 260 días, compuesto de 13 periodos de 20 días. Inclusive después de su declive, allá por el siglo VIII, la influencia de esta civilización fue notoria. Por ejemplo los aztecas heredaron el dios serpiente Quetzalcóatl (símbolo de fertilidad y vida) y Tláloc (dios de la lluvia y el agua)

Como otras civilizaciones de mesoamérica se realizaban sacrificios humanos, aunque en el caso de Teotihuacán existen muchas dudas, se supone que los sacrificios humanos eran de víctimas de pueblos conquistados, y se ofrecían a Tláloc.

El complejo impresiona por sus dimensiones, y si haces un esfuerzo y te retrotraes en el tiempo, aún más, imaginando miles de personas, un hervidero de gente haciendo sus quehaceres diarios, y presididos en todo momento por dos enormes montañas artificiales: la pirámide de la luna y la pirámide del sol.

Supongo que un antropólogo, historiador o erudito en el tema me matará, pero para mí el complejo se dividía en 3 partes: El templo de Quetzalcóatl, la pirámide del Sol y la pirámide de la Luna.

No voy a hablar mucho más sobre historia, si queréis algo más específico os aconsejo que miréis en wikipedia, o la guía de Lonely Planet de México.

Templo de Quetzalcóatl

En la puerta 1 se encuentra esta pirámide, preludio de lo que vamos a ver después.

Pirámide del sol

La tercera pirámide más alta del mundo, después de la de Keops en Egipto y Cholula en México. Sus dimensiones impresionan: 222 metros cada lado y 70 metros de altura. Se puede subir hasta arriba, y deleitarse con las vistas, pero ojo con los empinados escalones.

Pirámide de la luna

La otra gran edificación del complejo, aunque más pequeña que la del sol más proporcionada y estética.

Vistas desde arriba de la pirámide de la luna.

La calzada de los muertos

Para llegar desde una pirámide a otra existe una enorme avenida de 2 kilómetros, la calzada de los muertos, que deja la pirámide del sol en un lateral, y que proporciona un eje desde el norte hasta el sur a la ciudad.

Consejos

Calor: hace muuuucho calor, así que os aconsejo que compréis agua y llevéis protección solar, gorra, etc.
Gente: al menos cuando estuve yo no había aglomeraciones, pero en temporada alta entiendo que debe ser muy agobiante, así que paciencia.
Vendedores: decenas de vendedores con todo tipo de artilugios (incluyendo un "instrumento" de viento que hace el ruido del jaguar) te sorprenderán cuando menos te lo esperas, así que, otra vez, paciencia :)
Si quieres conocer más:

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.