Diarios de una bicicleta

Diarios de una bicicleta

Para gente con ganas de salir de casa

México, Puebla

Fue todo un descubrimiento, no tenía prevista una parada en esta ciudad, y pensaba ir directamente desde México D.F. a Oaxaca, pero unos australianos que llevaban 1 año y medio dando la vuelta al mundo (de un total de 2 años, alucinante) me dijeron que merecía la pena.

Les hice caso y me gustó.

Puebla es una ciudad de tamaño medio-grande, con 1.4 millones de habitantes, y si tiene algo por la que recordarla es por su centro histórico, muy bien conservado, y declarado por la Unesco como patrimonio de la humanidad en 1987, y no es para menos porque con más de un millar de coloridos edificios coloniales y más de 70 iglesias hacen de Puebla un sitio para tener en cuenta.

Alojamiento: La casona poblana
Ubicación: muy céntrico, a pocas cuadras de la plaza central - Zócalo
Precio: 150 pesos (9 euros) la noche en habitación de 10 personas.
Apuntes: hostel correcto, pero no sobresaliente, si tuviera que elegir ahora reservaría una habitación más pequeña. Tampoco es el mejor sitio para conocer a gente, ya que el patio interior, que es la zona común, no está preparado para ello.

Aquí van unas imágenes de la ciudad.

Catedral

En la plaza principal - Zócalo se encuentra esta enorme iglesia, con las torres más altas de México, con 69 metros de altura.

Está claro que la catedral es importante para los mexicanos, aparece en los billetes de 500$.

Zócalo

La plaza principal es preciosa, con mucha animación por la tarde, donde numerosos payasos, vendedores de comida o de globos impregnan la calle de un colorido especial.

Además de la plaza los edificios son muy elegantes, así que la visita a esta plaza es obligatoria, aunque siendo la plaza principal, y pensando que todos los caminos llevan a Roma... imposible no visitarla.

Payasos en la plaza

El payaso más terrorífico del mundo. Supongo que los niños le darán dinero para que no les atraque :)

Templos

Realmente el colorido de la ciudad también está presente en los edificios más notables, como el templo de Santo Domingo, o como en estas imágenes, el templo de San Francisco, el más antiguo de la ciudad, 1535.

Aquí otro templo, está claro que en la ciudad los colores pastel no gustan :)

Comida

La comida poblana es una de las más famosas de México, con gran variedad de platos. El mole poblano es uno de ellos, una mezcla de mil ingredientes: cacao, varios chiles, chipotle, jitomates, almendras, platano nueces, pasas, clavo, canela, perejil, pimienta, cebolla, ajo... ahí es nada.

A mí me gustaron las cemitas, un enorme bocadillo de pollo o cerdo con aguacate, cebolla, quesillo, chiles, aceite de oliva... vamos, una bomba calórica, pero muy, muy rica, y a un precio asequible, por ejemplo en mi caso, cemita + vaso de Coca Cola = 35 pesos (2,2 euros)

Color

Si algo llama la atención de esta ciudad es el colorido, espectacular. Una especie caminito en La Boca - Buenos Aires, o São Luis en Brasil, pero a lo bestia.

Y no hay mejor forma de apreciar un lugar que caminando.

Tradiciones

Puebla es una ciudad tradicional, por lo que me encontré una comparsa de carnaval, con gente vestida de Huehue.

Según el catolicismo el baile de los huehues representa la persecución de Cristo y la despedida del mundo carnal (qué lástima)

Los huehues de Puebla usan máscaras y vestidos muy elaborados, que en su mayoría representan a hombres maduros. De hecho se trata de un homenaje a aquellos ancianos (en náhuatl huehue significa anciano), quienes en esta festividad son honrados por su sabiduría.

Además de éstos, aparecen el diablo y la maringuilla (hombre vestido con ropa de mujer)
Disneylandia

Supongo que hay a gente que no le gusta el trato que se le da a la ciudad, aunque, sinceramente, no me pareció una ciudad en donde el turismo sea agobiante. Al menos cuando estuve yo, que era marzo.

Tradiciones

Es curioso que un carnaval con unas sugerencias tan paganas se realice en una ciudad con amplia tradición cristiana, donde las cruces se ven por todos lados.

Seguridad

Puebla fue una de las primeras ciudades que visité en México, por lo que aún llevaba el chip en la cabeza de inseguridad por las calles de México. Otro día hablaré de ello, pero no creo que la gente de esta parte del país viva peor que en otros países, al menos es la sensación que me dió.

Supongo que, como en todos los sitios, hay zonas y zonas, pero el centro de la ciudad es seguro, obviamente, con las precauciones que se deben tener en cualquier ciudad. Como me dijo una vez un porteño: "Buenos Aires es seguro, pero no hay que regalarle la plata a los ladrones".

Lo mismo se puede decir de Puebla, no creo que los padres que están con sus hijos en las imágenes no hiciesen una vida normal :)


Si quieres conocer más:

1 comentario

Ainara dijo...

¡Pedazo viaje que te has pegado! ya veo que te lo has pasado genial ¡que envidia!

Con la tecnología de Blogger.