Diarios de una bicicleta

Diarios de una bicicleta

Para gente con ganas de salir de casa

México, Valladolid

Una vez que dejé la provincia de Chiapas fui a la Península de Yucatán, concretamente a la ciudad colonial de Valladolid.

Esta pequeña ciudad de 42.000 habitantes es un buen punto de salida para numerosas excursiones por la zona, entre ellas ir a ver las famosas ruinas de Chichén Itzá o alguno de los numerosos cenotes de los alrededores.

Además la ciudad es bonita, muy agradable y tranquila, con lo que es muy recomendable si lo que quieres es descansar un poco.

Alojamiento: La candelaria
Ubicación: céntrico, al lado de la iglesia de La Candelaria
Precio: 120 pesos (8 euros) la noche en habitación de 8 personas con desayuno.
Apuntes: uno de los mejores hostales en los que he estado en México. El sitio está muy bien, con un jardín muy agradable, cuarto para ver películas, hamacas... El desayuno muy completo y el personal genial. También puedes alquilar bicis por 15 pesos la hora (1 euro)

La ciudad no tiene demasiadas cosas para hacer, a excepción de pasear, ver sus mansiones coloniales, conventos e iglesias (y algún museo, como el del chocolate o el del tequila), pero es muy bonita, entre lo que merece la pena hacer aquí:

Iglesia de San Gervasio, en la plaza principal.

La plaza principal, muy animada y elegante.

Plaza de la candelaria, con su estilo 100% colonial, y su iglesia, sacad de alguna película del far west. Cuando estuve yo había espectáculos por la noche, era fin de semana.

Cenotes

¿Y qué es un cenote? pues es una balsa de agua única en esta zona del mundo, en maya ts'ono'ot: caverna con agua. La región de Yucatán es kárstica, y a consecuencia de los derrumbamientos del techo de una o varias cuevas se generan estos espectaculares espacios.

Aunque a simple vista pueda parecer una gran piscina natural realmente están comunicados con otros cenotes por medio de un complejo entramado de túneles subterráneos, donde es habitual hacer submarinismo.

Existen varios tipos de cenotes: a cielo abierto, semiabiertos y subterráneos o en gruta, que normalmente tienen un agujero en el techo desde donde entra luz natural.

En México existen centenares de ellos, de todos estos tipos, y hay muchos en los que es posible bañarse. El agua está templada, y en muchos casos es muy transparente. La experiencia de bañarte aquí es todo un espectáculo, y en muchos casos, gratuito o al menos barato.

Enlazo con un vídeo para que os podáis hacer a la idea de lo que es, realmente si se está por la zona perderse este espectáculo de la naturaleza es un crimen.

Cenote Zací (gavilán blanco)

Enorme cenote en la propia ciudad, así que si el sol aprieta... que mejor sitio que bañarte en un cenote. Te puedes tirar desde saltos de unos 7-8 metros. Ah, y tranquil@ por si crees que vas a tocar fondo, la profundidad es de alrededor de 80 metros :)

El coste de la entrada es de 15 pesos (1 euro)

Otros cenotes, alrededores de Valladolid

Si el sol no aprieta demasiado hay una excursión muy interesante que se puede hacer con una bicicleta, y es una excursión de unos 20-25 kilómetros que lleva hasta los cenotes de Dzitnup, Samulá y Tekom, y a los pueblos mayas de Dzitnup, Chichimila y Tekom.

Una mañana es suficiente, además hay carril bici (ciclopista en mexicano). Por ejemplo en el Hostel La Candelaria alquilan bicis a 15 pesos la hora y amablemente te explicarán el recorrido que puedes hacer. Igualmente hay muchos sitios en la ciudad en donde puedes alquilar alguna bici.

Cenote Samulá

Uno de los cenotes más famosos del Yucatán. Y sinceramente, no es para menos. Es el primero que visité y realmente me impactó muchísimo.

Si se toma una bici está a unos 20 minutos del centro de Valladolid, dirección Mérida. El lugar está bien señalizado y es complicado perderse.

Una vez que se paga los 56 pesos (3,5 euros) de la entrada y sorteas los puestos de artesanía hay que bajar unas escaleras, que llevan a esta hermosísima cueva, con las raíces de los álamos descenciendo hasta el agua.

El agua, perfecta: transparente y templada. Hay unos pequeños peces negros que si te quedas muy quieto te hacen limpieza de pies y manos :)

Un consejo, yo fui temprano, como a las 9-10 de la mañana. En ese momento no hay nadie, no hay excursiones con hordas de familias mexicanas, ni yankees de 200 kg. En resumen, pude estar 1 hora absolutamente solo, yo y el cenote. Merece la pena despertarse temprano.

Cenote Dzitnup

Justamente al otro lado de la carretera, a 300 metros se encuentra otro espectacular cenote, el Dzitnup.

La entrada también cuesta 56 pesos, y las condiciones de baño son similares al cenote Samulá. Creo que los dos merecen la pena.

Cenote en Tekom

Si tenéis el valor de seguir con la bicicleta hasta Tekom os podéis llevar una grata sorpresa. Tekom es un pueblo maya muy pequeño, pero en su plaza principal tiene... ¡lo habéis adivinado! ¡un cenote! la diferencia es que éste no es turístico.

Para que os hagáis a la idea para poder entrar tuve que ir a la comisaría de policía del pueblo, pedir las llaves o que me abrieran el sitio. Tras pagar 10 pesos (0'6 euros) Un policía me acompañó, abrió las puerta y encendió las luces, y me dijo:

"Cuando te vayas avisa"

Es decir, estuve completamente sólo. De aquí las fotos que tengo son muy borrosas, porque hacía falta un trípode ya que no había demasiada luz, así que os lo dejo a vuestra imaginación :)

Eso sí, ¡cuidado con las escaleras! si lleváis un frontal o una linterna mejor.


Si quieres conocer más:

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.