Diarios de una bicicleta

Diarios de una bicicleta

Para gente con ganas de salir de casa

Barcelona - Barrios alternativos Gràcia - El Raval

Hay un par de barrios que tienen mucha identidad en Barcelona, y que quizás no son los primeros en los que piensen los turistas, y quizás por eso también tengan su encanto, se trata del distrito de Gràcia y El Raval.

Distrito de Gràcia

Subiendo el Passeig de Gràcia se llega a este barrio, independiente de Barcelona hasta el año 1897, y que conserva su estilo particular dentro de la ciudad y su espíritu de barrio, con animadas calles con decenas de comercios, cafeterías y bares.

Hace unos años este barrio se puso de moda, por lo que muchísimos estudiantes, extranjeros, y gente de mala vida vino a vivir aquí, entre ellos yo. En mi opinión es un barrio excelente para vivir en Barcelona, por la vida y animación de sus calles, pero que conserva el sabor de barrio de toda la vida, aunque para gustos están los colores.

En el barrio hay algún punto de interés arquitectónico, como la modernista Casa Fuster de Domènech i Montaner, o la Casa Viçens de un principiante Gaudí:

Pero sin duda lo que más prima en el barrio es su ambiente, con su infinidad de plazas con terrazas, sus comercios o su aire cultural.

La Plaça Rius I Taulet, el centro administrativo del barrio, la Plaça Del Sol, una de las que más ambiente tiene, la Plaça De La Virreina y su iglesia, Plaça Joanic, Plaça Del Diamant, Plaça De La Revolució De Setembre De 1868... tomarse una cerveza en una de sus terrazas es practicamente obligatorio para saborear el barrio.

Como decía anteriormente el barrio rebosa vida cultural, con varios teatros como El Teatreneu (muy recomendable), El Jove Teatre Regina, la Sala Beckett, La Cova de les Cultures - Associació Sociocultural... o cines, como los Verdi, los multicines Bosque...

Otro de los puntos fuertes del distrito son sus fiestas mayores, que se celebran a mediados de Agosto, a diferencia de otras celebraciones el plano cultural es más importante que el alcohólico.

En las fiestas las calles se engalanan con sus mejores disfraces. Has leído bien, sus calles, no las personas, cada una de las calles participantes es decorada de forma temática: a veces sobre el salvaje oeste, otras sobre piratas, el circo... la preparación puede llevar todo un año, y se realiza con materiales reciclados.

Realmente es un concurso, con lo que hay mucha rivalidad entre las diferentes calles. Si tienes la oportunidad de verlo merece muchísimo la pena, sobretodo de noche. Entrar en el interior del mar, o meterte en el circo de principios del siglo XX, mientras te tomas un mojito no está nada mal.

Distrito de Gràcia y el parque Güell

En la parte superior del barrio se encuentra el que probablemente sea el parque más famoso de la ciudad, el parque Güell, diseñado por el arquitecto Antoni Gaudí.

Este parque tiene un siglo, y está declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco (no sé cuántos acumula la ciudad). Sus edificios orgánicos se integran perfectamente con el paisaje, y andar por sus paseos es una auténtica gozada, siempre y cuando se elija un día que no esté abarrotado por turistas.

A día de hoy es gratuito, pero se está pensando en cobrar entrada, así que aconsejo ir cuanto antes para disfrutar de sus pabellones, escalinatas, los bancos ondulantes, su famoso dragón... y además de todo esto, unas vistas privilegiadas de la ciudad.

El Raval

Otro de los barrios con personalidad dentro de Barcelona es El Raval, o conocido también como barrio Chino. Podría ser el equivalente en Madrid a Lavapiés, con habitantes provenientes de muchísimas nacionalidades diferentes.

Con diferencia El Raval es el barrio más multicultural de la ciudad, foco de inmigración, y a raíz de eso siempre se le ha considerado problemático. Como siempre hay de todo, zonas menos recomendables y otras que no pasa nada si se tiene cierto cuidado. En Argentina me dijeron que Buenos Aires es seguro, pero que no les regales tus pertenencias a los ladrones. Aquí también se puede aplicar el mismo cuento.

El ayuntamiento ha hecho un esfuerzo muy importante por revitalizar la zona, con el acondicionamiento de su Rambla, uno de sus puntos más importantes del barrio, y el traslado de la Facultad de Geografía e Historia, o la creación del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA)

En la Rambla del Raval se encuentra el famoso Gato de Botero, enorme y gordo, y con una cara simpática. La Rambla y sus aledaños son zonas para salir por la noche, con locales bien conocidos en el ambiente nocturno de la ciudad.

Una de las zonas más conocidas es la calle Joaquín Costa, perfecta para empezar una noche golfa.

El barrio cada vez se parece menos a la zona marginada que era en los años 80, obras y más obras están acondicionando el barrio, creando nuevos edificios, pero también quitando parte de su personalidad.

El MACBA y su plaza, espacio por antonomasia en la ciudad de los skaters.



Si quieres saber más:

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.